sábado, 11 de mayo de 2013

Con los ojos vendados ante el mundo.

Hoy me regalaron unos montes
y no fue venus...
Hoy me regalaron un trocito
de mar y no fue Neptuno...
Hoy me regalaron brisas melódicas,
con aromas inconfundibles y tampoco
fue Eolo...

Tus manos eran mis guías.
Tus pasos un ejemplo a seguir.
Tus palabras no eran tan solo palabras,
ni mi soledad maneras de vivir.

Tú me has abierto los ojos
¡Que ciego que estaba! 
Antes que yo naciera
esos paisajes ya estaban .
Era yo el que no veía
antes de que tú llegaras.
Ahora que lo veo todo
quiero que no te vallas.