sábado, 25 de junio de 2016

Con la voz rota.

Se a roto la voz de tanta falsa
el amigo es amigo
 hasta que da su espalda
y la verdad, tan pura,
con su capa y daga 
atraviesan poco a poco
las calles que no se callan.

Relámpago es el verso
que en la noche atenta a miradas
de una mano que escribe 
y la otra que agarra el alma, que desbocada
quiere escapar, ser libre, 
entre tormentas y espadas.

Cazadores de voces, violadores de verbos
no busquéis mi sombra 
que solo pace en mi cuerpo.

Tanta mierda echan a uno
que hay que saber aprovecharla
tengo abonados geranios 
azahares y rosas 
las más bonitas de mi casa
tengo un jardín de versos
y una mujer que me ama
que siga el viento susurrando
lo bueno y lo malo que soy
que le pondremos aromas, colores,
amores y besos de bienvenida
que este pájaro si no vuela
no es porque no quiera,
es por que anida.

Se me rompió la voz,
el silencio poco calla
quedan las dos manos
la que escribe y la que
el alma se agarra.
Queda el que fue y no quiso,
queda lo que llevo puesto
Palabra, honra y honor
que un día también