lunes, 23 de mayo de 2016

Cobardía errante.

Hay un mundo de palabras entre suspiro y suspiro,
 un silencio que se incendia cuando la miro,
 cobardía errante, ojos vencidos,
 llenos de polvo que mueven molinos,
 cobardía errante, manos que lloran, espalda torcida,
 voces que sedan cabezas turbias
 de calles melancólicas sin temor a los verbos,
 cobardía errante, lágrimas de hierro, 
armadura de seda, pulso lento en cada latido 
donde tilde la letra. Y ahora sigo suspirando.