domingo, 13 de septiembre de 2015

Todo es llanto.

A veces los sueños pesan, pasan, y mueren.
A veces los sueños son pesadillas que arrancan
los llantos, a veces los llantos solo son llantos
una bala que silba y solo son llantos,
 diecinueve mil niños mueren al día de hambre
y solo son llantos, la especie humana atenta a la madre Gaia 
lentamente poco a poco, llanto a llanto hasta que esta se revele.

A veces los sueños son mágicos tras tanta inversión
de superación, esfuerzo y cariño, llegas a tocar el cielo
mientras los ángeles del mal preparan el pecado
para ser consumido, una estrella del rock se suicida
en las vegas, muere el cantante de Gastan rap Tupac
Shahur en un tiroteo y hasta la fama a lo loco es llanto
y todo es llanto y siempre llanto,
tenemos rondando de puntillas
una crisis política y económica
con sayo negro y mano larga
de extremo a extremo y podremos
deducir que la plaga que fulminará
a esta raza es nacida desde las palabras
que se comerán el mundo con ansias de poder.

Llanto a llanto, un llanto que desde sus orígenes
siempre se escuchó desde la misma cuna, un llanto ganado,
dos llantos perdidos y sigue el llanto yantando la piedra
desgastando la sangre con más sangre, con tierra,
 con mas tierras que alzan al cielo toneladas de hormigón y forja
 donde el poder se refleja, en lo más alto como un Dios.

Juegan a Dioses sus partidas en una habitación insonora
donde el llanto no se escucha  y todo a fuera es llanto.
Llanto, hambre, desdicha, sumisión y miedo
llanto y mas llanto mientras nos entretienen
en mundo de juegos, de leyes nuevas para pobres
de más consumo para ricos toda vida es llanto
desde que nace, todo agujero después de la muerte es el mismo.

En estos días que el Ordenador, android, tablet y otros medios
rulan como pastillas en el parking de una discoteca
 obligando a esta sociedad a consumir un estimulante más
para el celebro, hoy pondré un cartelito diciendo que no estoy
mientras todo mi alrededor sigue girando, se sigue escuchando
el llanto, en el bajar de las aguas del río, en las talas de los bosques
y en los campos que ahora son edificios, en las cortinas de humo
que separan pueblo a pueblo y también en las aldeas muertas
de las que ya nadie se acuerda y pienso en el lince Ibérico
en el aguila real o la garza de aquellas especies que libres
como el lobo en las noches de una Castilla ancha aullaba.

Y todo es llanto y nadie parece escuchar
desde el otro lado, todo el mundo disimula
excepto cuando sientes una mano que toca
el hombro con descaro y dice ¡hola hoy te toco a ti!
hazme un sitio cerquita de la soledad por que soy tu llanto.