martes, 29 de septiembre de 2015

Mis musas.

Cada vez es más difícil 
querer entender a las musas
unas veces me atrapan y otras
me abandonan sin dejar rastro.

Las busco en las estrellas
en las estaciones del metro
 en el último bús de la noche
en el primer suspiro del alba.

Las busco entre la alegría
entre los pétalos de las flores
en las miradas prohibidas
y en el calculo de un beso justo.

Ya las escucho, ya llegan
bom,bom,bom,bom,bom,bom
desde el latido a lo recondito
de la mente, estan aqui.

Amandome locamente cada una
con su verbo, traspasando el cristal
entre lagrima y lagrima reflejando
los versos en un papel
hasta el próximo poema.