lunes, 13 de enero de 2014

Efímero misterio, inquietud de mi noche.

La hipótesis de mis restos
estarán más allá de mis actos
más allá de las paredes que hablan
y sombras que brillan en la oscuridad
energías sin nombre, inexplicable,
 desconcertante,
partículas que aceleran el corazón
misterios en los que anda enredada la luna.

Velas que responden con su llama,
la llama alimentando el alma
elevándolo hacia la luz con un sexto sentido
que no todo el mundo posee.

Sentido tiene la vida,
sentido tiene la inquietud
¿quién llama por las noches a mi puerta?
¿quién parece sentarse a mi lado?

La locura no atiende a desorden 
que vaga descalzo tras el angel negro
que esquivo en cada pasillo sin salida.

Estudio por encima la alquimia 
y sigo sin temer, sin obtener
el oro, la luz y larga vida... Buscando,
hurgando en un misterio con pies, cabeza
y sin vestido, en la oscuridad cualquier persona
en pelotas ya casi que da lo mismo
el negror se queda en los ojos 
el temor en las costillas 
el ron para los piratas 
las rosas para la mujer
la oscuridad siempre en misterio
y mis preguntas en el ambiente
esperando respuestas a un caos,
a un maremagno que nunca 
cierra sus puertas.