viernes, 31 de mayo de 2013

Viernes...

Hay un zig zag meloso
en el hueco de los minutos
que lideras, un espacio en blanco
para posibles estrategias, sin silencios.

Hay una mirada antes del beso,
un mechero para la pólvora,
tinta y papel para unos versos,
en una noche tan complicada
como la de un viernes sin excusas.