miércoles, 3 de abril de 2013

Quise hacerla mía...

Lágrimas que caen al pozo
lágrimas de ilusión y alegría,
al ver su rostro reflejado
por querer que la luna
fuera  mía...

Con la mirada en la mano
y el corazón en el puño,
rocé la cara de la luna
y por la mente corría 
un niño...

Un niño que lloraba ,
lloraba de alegría
la luna mostró a su madre
que marchó sin despedida...

Gracias luna por el regalo
lo guardare en mi puño durante años
y cuando quede ciego de memoria 
abriré la mano para seguir recordando...

De momento me quedaré 
quieto y llorando, 
con la mirada en la mano
y el corazón en el puño,
el reflejo de mi madre 
y la magia de la luna,
que no accederá