viernes, 26 de abril de 2013

Él tiempo se detuvo.

Como un rayo en el cielo
que destella en la noche.
Es tu cuerpo en mi cama
la firma, la fragancia,
la fruta pasional y deseada
¡que derroche!

Mis manos accidentalmente
se saltan los limites de la timidez,
él silencio fue efímero, se mezclo
con nuestros gemidos dejando mudo
al reloj de la pared...

Él cuco quedó afónico. 
¡Él tiempo se detuvo!