lunes, 28 de enero de 2013

Un oleo de añoranza:

Extraño en la lejanía, el pinacho en santa Lucía,
el mare nostrum, el caldero y  una semana santa,
que está por venir.

Extraño el acento de sus gentes,
las tascas llenas de ambiente
seleccionadas por una brisa cálida
en la madrugada del viernes...

Extraño los aromas de las espumosas
olas impactando sobre las rocas en 
un oleo que recrea el recuerdo en un suspiro.

Desde Cabo de palos, hasta los faros
de San Pedro y navidad navegó la historia.
Que perdura en su cultura sobre los verdes
de sus cinco colinas y el azul de sus dos mares.

Extraño abrir los ojos y no ver Cartagena
y junto a ella ,mí gente en otro oleo más cercano,
sin suspiros, en un septiembre sin lluvias.