domingo, 16 de diciembre de 2012

El viejo abeto:

Hoy le pregunté, al viejo abeto artificial...

¿Qué manos te vestirán antes, que
la navidad venga a buscarte?

¿Quién será el poseedor o poseedora
de ese corazón cargado de musicalidad?

¿Quién pondrá la ilusión en ti,
en este moribundo año?

¿Quién cubrirá tu cuerpo
de cabellos de ángel y alhajas?

¿Y dime quién te llenará de luz
de los pies a la cabeza para que
todo el mundo te admire?

¿Dime quién?

Si ya no quedan lágrimas
en el rostro del humilde...

Se helaron las cosechas,
se rompieron las viejas redes
y se le terminaron de descoser
los bolsillos a los pobres...

¡Cierto es!

Ya no quedan lágrimas...

¡PERO SÍ FE Y ESPERANZA!

Mis manos te vestirán de nuevo...