jueves, 16 de noviembre de 2017

Cuando verbos de hierro traspasan el alma
hay que evitar los pretéritos sin medir los futuros
y hacer del presente un adjetivo.