Colabora haz click en anuncios ¡Gracias!

domingo, 24 de julio de 2016

Detrás de cada espalda.

Detrás de cada espalda hay amores
sueños besos y también dagas
que se clavan, historias que no sabemos
como acaban, ojos que se acercan,
ojos que se marchan, bocas ralas,
bocas sucias revueltas de palabras.

Olas bravas, odas sosegadas,
ocas con las alas abiertas
y ostias que da la vida
con las manos cerradas.

Yo quisiera una escalera
altanera con madera de olivo
pa que nadie me la quite 
alcanzar con mis dedos 
ese techo de turquesa
pa vestir a mi mujer de marquesa
y poner la mesa sin tener que mojar
el pan en las dudas, sin temer 
a la exclusión, a la alusión de los días
que se marchitan. Y tener más ilusión,
un viento de sonrisa y menos prisa.

Detrás de cada espalda descansa la lucha.
Lucha háblame de treguas cercanas 
que busco el sueño aunque el cansancio
haga barquitos de papel y juegue con ellos. 

jueves, 21 de julio de 2016

Españoles conformistas.

Españoles de azules, rojos y moraos
españoles de redes sociales
y de mares sin redes.

Españoles con menos olivos
y naranjas que caen a la tierra
lagrimas de arena sequía de dinero
pregunta al jornalero cuanto a ganado
desde enero, españoles de revuelta
donde esta el pan de la promesa
donde están esas puertas abiertas,
donde esta esa nomina de seis meses
donde esta la calma quieta.

Españoles conformistas 
donde están los bromistas
la tradición, el cachondeo
solo se escuchan las cigarras
y los ninis con el botellon 
en la playa, un caza pokemon
en cada esquina y una abuela
moderna en tanga, se nos fue
la cultura, por momentos el arte
lo callan, lo tachan, pero hay gente
talentosa que otorga su faena
a las buenas cosas con su don entre
los dientes y su alma entre las rocas.

Españoles donde están los principios
sino en las deudas, donde descansan
los sueños sino en las calles, donde están
las promesas sino en las palabras, 
donde están los silencios si no se callan,
donde están los gritos y la reivindicación 
de las cosas si no lo luchan sino lo buscan
sino salen a las calles a remover entre el tumulto
-LAS PALABRAS-






sábado, 16 de julio de 2016

Pienso sin ti.

Cada vez que pienso sin ti
le faltan piezas al puzzle  
peldaños a la sonrisa
y gemidos al sexo.

Tú y yo mundo complicado
a veces inconexo etéreo
amor vagabundo
que se queda pidiendo
en cada esquina, un sustento,
un beso, que perdido encuentra
por fin su sitio.

Balada tímida que no blasfema
cayena que sazona las calles
donde se escribieron los versos.
Los verbos irán y vendrán 
con el tiempo, con los gestos.
Cada vez que pienso sin ti
las horas y las figuras nunca
cuadran.



Llevadme.

Estos vientos sin compás
me llevan loco a trompicones.
La tarde cae, el mar se agita
estos vientos sin compás
que tumban las horas
en las que no me habitas. 

Tarde sola, quieta y calla
se deja llevar por un gesto 
acompañado de palabras
que lo expresa todo sin decir
apenas nada, pintando besos
a diestro y siniestro con la mímica
del alma, hasta el alba dijo un tal
pobre preso por defender tras atentar
su alma. Estos vientos sin compás
que dominan y me llevan a veces
de paseo y otras tantas a rastras.

Vientos de poniente, de levante,
de lebeche, busco paz y calma
no me llevéis a la orilla donde
las olas con furia golpean las rocas
erosionando con el tiempo las palabras.

Llevadme a esa cala donde me acaricien
los versos a destiempo y sin movidas.

viernes, 15 de julio de 2016

Ponte y pon.

Pon la mejilla que te busca mi beso
pon el azul a los días de polvo 
a los grises que agita el viento estéril
pon una salida a los callejones estrechos
y una verdad que desnude mentiras 
pon a tono las guitarras que alguien nos cante
antes que las despedidas queden afónicas
de tanto aguantar las sin razones
que justifica el tiempo.

Ponte y pon un huequecito en el tiempo
donde quepamos tú y yo.

Ya no busco la esperanza.

Ya no busco la esperanza en sus besos,
en el verde de sus ojos, en el tiempo.

La esperanza se marchó, se cansó, se casó
 con el silencio que deshoja su nombre
queriendo hacer más frágil los sexos.

Ya no busco la esperanza en un jarro
de agua fría, en el whisky a palo seco
ni en los bocados que me da la luna.

La espere en la falda de sus montes
atravesé todo su cuerpo esquivando
piedras, besadla más tarde en la cima
empujarme lentamente hasta romper cordura.

La espere en sus mares y ella no secó 
las lagrimas como chorro que de mis
costillas salían, olas turbias bravías
inundando el sonsonete que a su alma pedía
 un poquito mañana, tarde, noche
 un poquito, cada día.

Ya no busco la esperanza 
pero si algún día ella me encontrara
procuraría prestar atención y escucharla.
El tiempo a veces rebana, hace sanwich de palabras
saciar el hambre al honor, al amor, que duermen
en la misma cama donde se sudan y se buscan los sueños.




Federico Garcia Lorca