jueves, 5 de mayo de 2016

Si escapas de lagrimas infieles
en la terquedad de la noche,
no olvides regresar antes del alba,
estremecer la sonrisa
en las urbes de sus ojos
que aún están sin conquistar.