lunes, 23 de mayo de 2016

Cuando eres pobre, eres de otra estirpe, de otra clase,
 tienes voto pero no palabra, tienes pagos
 y si no pagas te multan,
 si no pagas la multa te esclavizan con trabajos a la comunidad,
 la misma que te señala con el dedo por no haber pagado.
 No existen balanzas en los medios ya no quedan guerras frías
 y la moneda cada vez es menos metálica y más virtual,
 hay un nuevo orden, muchos falsos mesías,
 hay un cielo toxico y aguas turbias donde se mezclan las bebidas,
 enfermedades propagadas y un réquiem que se olvida,
 hay manos donde no ves sangre
 y son afluentes de ríos que manejan los billetes
 con un tiro en cada esquina,
 pero cuando eres pobre, eres de otra estirpe, de otra clase.
 El único arma del pobre, la única salida para revelarse,
 ser uno más contra el mundo.
El pobre comienza a ser peligroso
 cuando su voz alcanza un numero importante de personas
 y puede llegar a ser la voz de un pueblo.
 Aprovechen los estudios en la casa del pobre
 por que será la mejor de sus armas en el día de su revelación.