viernes, 15 de abril de 2016

La mente rea de un sueño.

No quiero despertar
la conciencia de este sueño
coloro, espeso, turbio,
espectro de la noche.

Aproveché el hueco 
entre barrote y barrote
para saltar con pértiga
palabras subidas de tono
para no dañarme cuando 
me golpee con la tilde.

No quiero despertar
la conciencia de este sueño
por que a futuros se tiendan
a emborronar las palabras
con alguna lagrima viva.

No quiero despertar,
que la mente siga libre
conexa, evadida, rea
de un sueño levantado
en arenas.
Donde los príncipes
tienen la cara muy dura
y las princesa a veces
se suben por las ramas
tan solo por cambiar
EL CUENTO.

    Regreso a mi celda
ya sonó el despertador
los gallos preparados
para la realidad, el reto.

Otro nuevo día.