Colabora haz click en anuncios ¡Gracias!

Colabora haz click en anuncios ¡Gracias!

viernes, 29 de abril de 2016

Cuando la lucha es de dos.

Si por temor debo dejar la lucha
 prefiero temer, sentir el dolor
antes de doblegarme al mundo.
No quiero sentirme como árbol partido
por el rayo que desciende del cielo.
Cuando la lucha es de dos
no hay cien que los pare.

              

viernes, 15 de abril de 2016

La mente rea de un sueño.

No quiero despertar
la conciencia de este sueño
coloro, espeso, turbio,
espectro de la noche.

Aproveché el hueco 
entre barrote y barrote
para saltar con pértiga
palabras subidas de tono
para no dañarme cuando 
me golpee con la tilde.

No quiero despertar
la conciencia de este sueño
por que a futuros se tiendan
a emborronar las palabras
con alguna lagrima viva.

No quiero despertar,
que la mente siga libre
conexa, evadida, rea
de un sueño levantado
en arenas.
Donde los príncipes
tienen la cara muy dura
y las princesa a veces
se suben por las ramas
tan solo por cambiar
EL CUENTO.

    Regreso a mi celda
ya sonó el despertador
los gallos preparados
para la realidad, el reto.

Otro nuevo día.




Que no se rompan las horas

No he esquivado las altas horas
por una tontería ególatra, posesiva
me despojo de la sombra que no quiero
esa que mora en los tiempos malos, ralos 
en lo profundo de la gesta, de la ingesta
en este mundo incomprendido.

Calles repletas de perfiles falsos
que osan pisar a todo el mundo
schhh... ¡Que vienen los buenos
creadores posesivos de guerras
 incautas, violadores de verbos!

No quiero atrincherar las palabras
 dejar que las mentiras como balas 
me debiliten el alma, maten el alba.

No hay trincheras.
No quiero balas
que paren este latido
aunque la noche sea un reto
para despojarnos de todo aquello
que no gusta, que es inconexo.

Que no se perturben las horas
donde se apacigüen los sueños.

domingo, 10 de abril de 2016


Quiero desnudar tus preguntas 
hacer gemir a cada respuesta
rondar con los dedos cerca la orilla
rozando tu boca de costa a costa.
Son tus caderas estrechas, Prohibidas,
juegos de mi alcoba 
que en pensamientos cohibidos
recrean la posesión, clímax, el juego,
el placer de una mente fetiche.
La cuestión es si podre verte algún día
para no confundirnos de nuevo en la noche.