lunes, 11 de enero de 2016

Se me cae el alma al suelo.

Se me cae el alma al suelo
y me siento con ellas
les sigo como las hojas
siguen al viento 
le explico como la quiero
poniendo su mano en mi pecho
que sus rizos son espirales
que dan nacimiento al alba
que una estrella la mira
y las espigas en el campo danzan
ella casi no comprende
pero su sonrisa parece entender
que cada día es la protagonista 
de un cuento sin final, sin llanto.

Ella siente que yo hablo con los pájaros,
que le respondo a su osito. Bajo el naranjo
me dice abuelo nos ponemos quicos.
Se me cae el alma al suelo
cuando juega conmigo.
Ella es el verso que no odia.
Ella es el verbo puro
la palabra perfecta 
es suspiro que desboca este latido.

La morena chiquita que siempre me vence.
La que me reclama como si fuese su héroe.
La que me mira con carita de pena 
cuando algo quiere, ella es brillante, luminosa
la que me hace repetir su nombre
en otro nuevo cuento, ella es la princesa Zahira.

Es hora de dormir mi niña, sueña 
recuerda bien el sueño que mañana 
escribimos otro cuento dijo el abuelito.

shhhhh Duerme, sueña y de nada tengas miedo.