viernes, 16 de octubre de 2015

Locuras.

Con rimas o sin rimas
que más da, mientras
los labios acaricien 
cada verso, implorando
libertad entre comillas.

Siempre fui de aquellos
hombres que se despojan 
de su armadura aguerrida
para surcar los océanos
en su barquita de papel.

Que más da la rima
si me arrimo a besarte
locamente sin reglas,
sin treguas, como dos
desconocidos que arden
en una noche de verano.

No puedo alejarme más
acercarte no diré que puedo
es la palabra libertad 
y quebrantarla no me atrevo.

Pero estoy aquí, promesa
de anteriores versos
tenue entre aromas
mientras el silencio
a ciegas va de puntillas,
el reloj marca los doce besos
sin atrasar aquellos minutos
en lo que de este amor dice ser
(locura)