martes, 12 de mayo de 2015

Inocencia.


En sus vientres abunda el hambre
 la desdicha, el miedo, el gentío
 como palabras al viento
 la inocencia
 el sueño que no se ha cumplido.

¿Cuántas cosas pasarán?
¿Aguantaran sus famélicos cuerpos
los dolores del tiempo?
¿Se puede soportar todo esto?
¿Nadie se acordará de ellos?

Ellos sueñan con las alas abiertas
ellos sueñan con el crujir del pan
ellos sueñan la luna y desarmar
fusiles entre cercos de paz
gloria colmada de alegría
ellos quieren soñar 
y se alejan en silencio
nadie los quiere escuchar.

 Con sus ojos miran al cielo
clamando justicia divina,
esperando un soplo de aire fresco
que les traiga la sonrisa.