martes, 19 de mayo de 2015

Desde el alba hasta el alba.

Los actos, reflejos de la mente
la mente, esencia del ser
el ser hijo de una sola madre
no la dejes de querer.

Sobre la tierra hay un cielo
en él manda un solo Dios
no te aferres, no provoques
la furia en tu acción.

Hay reglas que no se cambian
ni con estudio, ni con meditación
el alma extensa, pura, rala,
es el origen de la creación.

Hay relojes que no se paran
al igual que el corazón
y van vertiendo en crudo 
minutos, palabras y amor
que van pintando la tarde
con geranios en el balcón 
y algún mosquito cojonero
que te pica a traición.

Son cositas de la vida
que la ciencia no enseña
el amor a los demás
 el miedo a la decepción
el poder superar el día a día
 adversidades que confrontan
desde el alba, hasta el alba.