viernes, 27 de marzo de 2015

Verbos de hierro.

Sigo latiendo 
cosiendo el verso
con verbos de hierro
sintiendo a los míos
como ellos quieren sentirme
con fuerzas, sin vacíos
aunque la noche sea un caos
el día un mundo por descubrir
con tanto ciego mudo
con tanto sordo sin entrañas
que la avaricia es un saco roto
 codicia atrapada en telaraña.

 Un plato vacío en cada esquina
un vaso derramado en la cama
una vela que se aviva
 viva vida que prende la llama
que reta al predicador
 a seguir predicando
al amigo a seguir luchando
al soberano a dejar el trono
al político mandar callarlo
y nada parece pasar 
mientras las balas silban 
mientras los andares sin maletas
 buscan un anden perdido en el tiempo
en el viento, en la fragancia de la carne
en el sonido de un beso 
te abrazo, te siento
 y el corazón con el bom, bom 
sigue latiendo.