jueves, 19 de febrero de 2015

Aprendí.

Aprendí a liberar la rabia
hacerla suspiro en el viento
transpiro y expiro 
en cada atardecer
antes que la luna tiña
las sombras de miedos
antes que los miedos
tiñan de lagrimas
y se corra el rime.

Aprendí que mi llanto
también es su llanto
mi dolor su compañía
no sé que proverbio
leer para obsequiar 
 una sonrisa tuya 
 frente la mía.

Aprendí a sumar sin exhumar
a restar sin robar
a dividir las dosis de amor
que tanta falta hace 
en días vanos.

Aprendí que es una cala
sin una calada
una estrella estrellada
quieta y muda.

Aprendí a quererme un poco más
a querer a los demás
a saber cuando hablar
cuando callar 
 respetar con un silencio
a una lucha sin causa.

Que difícil es no pecar
 cuando se nace pecando
que difícil aprender
lo que nada enseña
Que fácil es enseñar
cuando alguien escucha.

Hoy aprendí a seguir amando.