martes, 27 de enero de 2015

Versos para una madre sufridora.

Te cambio una rosa
por una mirada risueña
te cambio estos versos
por un profundo suspiro.

Te cambio la dulzura
por tu rabia
madre impotente 
de manos rotas
de vientos que asfixian
oprimiendo tu pecho
a deshoras.

Te cambio un pañuelo
bordado por tus lagrimas
una docena de besos
por tu compañía.

Te obsequio un abrazo vivo
si por momentos prometes
no llorar, el peso de tu pena
me lo llevaré conmigo.