miércoles, 7 de enero de 2015

Perverso y marchito.

Pervertiste mis labios
mudaste, dominaste
lo ajeno
viaje vespertino
aromas a inciensos.

¡Qué locura de estrategia!
querer lo imposible
sin poder queriendo
sin respetar los limites
de la gravedad
tan solo 
por unos cuantos besos
 mar-
                       chi-
                                    tos.