martes, 16 de diciembre de 2014

Gris.

Todo se hace gris 
cuando nada se tiene
el tiempo, la paciencia
y hasta el ropaje 
esperan con inexactitud 
la lluvia de sus besos
la calma de su océano
el núcleo de sus manos
el linaje de su templanza.

Cuando los matices
se mezclan en el frío
despiertan con un sol.
Cálidas huellas dejas
 hasta quitar
el sentido a la palabra
tu ausencia se aferra al gris.

Tu presencia lo aparta.