domingo, 26 de octubre de 2014

Trazos, trozos, trizas.

Voy a dibujar la esperanza
encima del pensamiento oscuro
soy realista aunque ande puliendo un sueño
al que le pongo peso 
para que no se lo lleve el viento.

Voy a dibujar sin esconder la verdad
trazos, trozos, trizas...
Un jardín sin vergüenzas, sin silencios,
con el verde que se apaga en otoño
con la transparencia que deja el agua
con el canto del jilguero   
aunque no quiero plagiar en sombras
su melodía, su armonía, mi agonía.

Llenarme de esperanza
 cuando la certeza se aleja, 
se bifurca entre las nubes.

No, que no quiero melodías de violines rotos,
ni pitos ni flautas, un astronauta por lo menos
salir de este mundo injusto 
que no hace buen pago de moneda.

Voy a dibujar la esperanza
sobre el tallo de mi cuerpo
hojas de vid los versos
que pasaran del verde al marrón
y no llegaran a tocar el suelo
cuando caigan, se los llevará el aire
para que no se queden en