domingo, 20 de julio de 2014

Tango.

Pégate a mi cuerpo
y toma mi mano
mientras la noche 
se perfila las pestañas.

Rodea con tus piernas 
mi cintura, llévame a ti
en este tango que suena
mientras nuestros besos
en este circo que montamos
hacen equilibrio
 sobre la cuerda del violín.

Sensual....

Dos velas, un tango
es amar y pecar
morder el gemido
y degustarlo al danzar,
danzar ante la flaqueza
del genero masculino
tus piernas enredaderas
que bajan del cielo
y me enredan, me enredan.

Y es ahí en ese instante
donde la música queda muda
tú y yo cabalgando
sobre caballo de busto blanco
derechos hacia la orilla.

¡Maestro que vuelva a sonar la música!