lunes, 9 de junio de 2014

Se me va entre los dedos.

El último impulso de fuerza
que poseo, como último cartucho
se me va entre los dedos.

Se me va entre los dedos
la inocencia, el querer
de las cosas, las rosas
plantadas en el verso
y las tapas cotidianas
 del amor, todo eso
se me va entre los dedos.

Se me va entre los dedos
el café de tu taza
las horas que deshago 
para no valorar
lo mucho que vale el tiempo
un adagio al compás del viento
todo eso y mucho más
se me va entre los dedos.

Cuanto deseo lo pierdo
cuando lo pierdo lo busco
mañana levantare 
con la mano cerrada
para no pensar 
en lo mismo
No valla ser que de nuevo
parezca que mi vida