viernes, 30 de mayo de 2014

¡Tú eres!

Eres campo, mar y aire
eres el precipicio donde mueren
los miedos cotidianos del malvar.

Eres la sombra de mi sombra
pasillos de mi urbe
calles sin nombre
donde planteo perderme
para más tarde encontrarte.

Eres el vuelo del ánade
nido de estambres
donde duermen tus aromas
y descansan tus andares.

Eres parte del día
y de mi ciega noche
eres campana
eres copa y vaso
que sacia la sed
que concibo.

Eres gentío, eres silencio,
eres el tic, tac del reloj
que marca mis horas
eres más que menos
y menos que más
eres beso asonante
constante de doble latido
eres el sol que no quema
eres mi vida y la transición
de mi muerte ¡eres tal y cual!
eres el taj mahal
eres la esencia de un poeta
tan pura como el verso.
¡Tú eres mujer trabajadora!