martes, 27 de mayo de 2014

Alto y mas alto debe ser el pueblo.

Alto y más alto debe gritar el pueblo
alzar la espada de madera y cortar los vientos, moldear de nuevo el barro y no con palabras vacias.

Trabajar con mano dura
quitar al obrero su amargura
con el pago justo en sus bolsillos.

Alto y más alto debe cantar el pueblo
llenarse sus parques de alegrías 
ya no depende de ellos
depende de los que roban
ladrones vestidos de Armani
con guantes blancos de seda
(gusanos que no se alimentan 
de hojas de moreras)

Alto y más alto debe saltar el pueblo
unirse extendiendo sus manos,
somos muchos en la lucha
y muchos que aún no han llegado
somos el agua que se desborda,
que se filtra, que no se toma.
Somos molinos de viento
creados por Miguel de Cervantes.
Somos el pueblo que un día
parieron nuestras madres.
Somos una España muda,
conformistas y cobardes.
Somos una extructura que cede
a manos de valientes
que los ríos y mares no se tiñan
de sangre, más nos muerden
con palabras una y otra vez
llenas de mentiras ralas
de mantones negros
 de cielos llenos de gaviotas
con alas finas y perfumadas
que no se alimentan de carroña
y campos llenos de rosas rojas
con grandes navajas que clavan
sus hojas en la yugular del obrero.
Ya no es la España de antes
sino una España que engaña
de barra ancha de tripa estrecha
de tropa tosca y de armas tomar.

¿Donde está la democracia?
pregunta el pueblo a sus vientos.