miércoles, 23 de abril de 2014

Fantasmas de mi noche.

Llega la noche, regresan los fantasmas
la noche nunca queda muda
testaruda, concienzuda, la noche araña.

Los espectros forman filas
empuñando carabinas 
cargadas de balas de olvido
fijan blanco
 ante los recuerdos que pesan
mientras caen a morir
en una necrópolis de mis latidos
de mis sollozos nocturnos.

¿Porqué resucitan más tarde?

siento miedo, no lo entiendo
solo quiero silencio solo tengo
un hilo que me lía y se hace ancho
por los pasillos, una mano que me asfixia,
un violín sin músico, un cuerpo sin sombra,
una marioneta sin cuerdas, una caja sin tapa,
una tapa sin letras, una gacela sin patas
Y unas lagrimas sin ojos... Mientras camino
en un viaje ancestral 
para evadir una profecía que más tarde 
o más temprano se debe de cumplir.

Un saco, una bruja y una vela no es un rito
solo un punto y aparte, abrir la puerta
a los peores recuerdos
 no te llevan a ninguna parte
la mudez de la noche 
ataca siempre al que no sueña
al que todo piensa al que todo teme.