lunes, 24 de marzo de 2014

Trotamundos.

Con las suelas desgastadas de arrastrar  el dolor,
con su mirada cabeza abajo dejándose los ojos
en el asfalto.
Buscando colillas para reciclar un cigarro
que más tarde una de las constelaciones
le arrebatara la vida con su nombre
en una noche de lucha con el frío
mantas de cartón caladas de humedad
encharcados quedan sus huesos
y este en su despertar los calienta
con vino y pan, comida  de gente sin sueños
de enfermos sin dueños, de penumbra
en cualquier pasillo, oscuro destino
transeúnte que viste de negro su alma
su sombra, su hombría, su vida y sus andares.

Ciego en vida con sus ojos en la mano
repitiendo cada noche el nombre de su último
amor
para no sentir el sonido una vez más 
de cristales rotos, golpeados por la soledad
con una mano mientras con la otra labra
los campos de su cuerpo hasta quedar mudo
del dolor que lo hace deambular perdido
y sin rumbo de la mano de su perra vida.

¿Cuantas personas enloquecen?
no son cobardes sino personas muy débiles
que han desestimado sus ganas de vivir 
un cinturón aprieta fuerte su cuello
asfixiando enmudeciendo  la palabra
perdidos en las últimas noches
donde el sueño placido es elevado
a potencias y muchas incógnitas
del ser humano ¿y el porqué de su fracaso?  

SI DESEAS ESCUCHAR EL AUDIO POEMA HAZ CLICK AQUÍ