jueves, 13 de marzo de 2014

Desde el sofá.

Tumbado, suspirando profundamente en el sofá
oteando el alegre colorido que viste el balcón.
Los jazmines juegan con el galán de noche
 mientras las rosas coquetean con los geranios
y los narcisos intentando salirse del tiesto.

Sigo aquí, pensativo con media sonrisa
esperando la llamada de la primavera
recordando a María tan alegre y atractiva
 con sus piernas seductoras, vestida de verde
y con la sonrisa reflejada en una jarra de cerveza.
Despojándose del vestido 
susurrándome al oído sinceridades que vuelan
hacia el pensamiento tan libre como el sueño.

Y es ahí cuando cierro los ojos y vuelo
de mi espalda salen alas, de mi ocio un pincel
de mi alma unas letras que versos pintaré
para obsequiar a tus ojos desde la efímera siesta.

¡Me despierto!

Y sigo profundamente suspirando
tratando de recordar los aromas
los colores y recrear la obra
desde mi sueño para que te sientas
como en el patio de un colegio
y así poder robarte discretamente 
una sonrisa.