miércoles, 26 de febrero de 2014

Mi mundo.

Vivo dentro de una urna de cristal
donde apenas hay espacio para mis alas.

Vivo soñando, creando, bifurcando
un camino con destino tus labios.

Versos imperfectos bajo una lluvia
de lágrimas que van cayendo día sí
día también sin que apenas me escuche
nadie... Ojos que no ven corazón que no 
late, ni sístole, ni diastole, ni mar en calma .

Se revuelven las flores cuando pasean mis musas
rompiendo estas cadenas que llevo como maldición
transportándome a otro mundo donde habla
la letra sobre el papel y yo con mi mudez de voz,
afónico hasta mis huesos, sigo bailando tras el cristal.