miércoles, 29 de enero de 2014

Labranza.

No dejes rasos los campos en el alma,
ni cortes las flores que lo embellecen
riega de amor tu vida, cosecharas sonrisas
que te llevan libremente a sobrevolar océanos
que acompañan a orillas del paisaje  trabajado
por tus manos, pintado de colores que guardas
allá donde reposan tus secretos, tus besos, tus retos.

Es hora de labranza , prepara la tierra, no sueltes
 tus manos de la azada que dura y laboriosa te ayuda
apartar las duras piedras del terreno donde se labran
tus éxitos, tus sueños y tus sonrisas.