miércoles, 11 de diciembre de 2013

Tus rizos y tu sonrisa anuncian la navidad.

El agua de la fuente, tan pura como tú
roza tus rizos tímidamente reflejando
tu sonrisa en este mes de diciembre.

Los almendros cumplieron su parte
dar sus mejores frutos para el amase,
mazapán, cordiales y turrón.

Las panderetas suenan, abre el zurrón 
recoge el aguinaldo niña, con el don 
de tus sonrisas come peladillas 
el niño ya viene en camino, se acercan
los pastores cargados de pan, leche y vino. 

Las estrellas esta noche hacen que brillen tus ojos
iluminando el camino a tu madre que te lleva de la mano
entre espartos e hinojos, cantándote un villancico
donando el dulce de leche que te hizo con cariño
gritando a los cuatro vientos, ya ha nacido el niño.