domingo, 17 de noviembre de 2013

Vuela tu mirada.

Vuela libre tu mirada
por los altos de mi cuerpo
pasas con tus alas abiertas
perfumando tan sutil el viento... 

Esclavo de tu sexo, de tu boca,
de tus alas que me ascienden
más allá de los cielos, de los celos,
que con exlamacion tu cuerpo provoca  
llamando a filas un ejército de hombres
para defender tu belleza, dueña de mis noches.

Dueña de mis profundidades, de mis lúcidas
locuras por el frenesí que das en cada beso,
coloreando del mejor gris del cielo mi boca 
que nace al decir tu nombre y muere cuando me tocas.