lunes, 11 de noviembre de 2013

Mi faz teme a la sonrísa.

Me cuesta esculpir la sonrisa 
y cuando acabo la talla
vienen malos tiempos, malos tientos,
malos vientos y se las lleva de una

Temo sonreir, sentir que vibro
me hace temblar, pues cuanto
más extensa sea la alegría
más hojas secas caen al suelo
obstruyendo  el sumidor de mi calle.

Desde que elevó el vuelo el pequeño tanganilla
no hay lágrimas que no derrame como puños,
ni campos donde no se plante el sentimiento,
sarmiento de mi agrío tormento 
que tomo como arma defensiva.
Una rosa pa tu pelo...
Un carmín pa tus labios...
Un vestio pa tu cuerpo 
y tus caricias cubriendo mis piernas
con pantalones tejanos lavados con el miedo.

Misterio que inquieta
¿porqué sonrisa rota?
 si le he comprado un billete
a esa mezquina soledad amarga
que aparto quincenalmente 
en los años visiestos.

Lanzo huelgas a mis calles
paralizar los miedos es lucha costante
no hay piquetes que no defiendan
mis sueños en el aire que por desgracia
siempre hay cazador furtivo con cartuchos
de sal y dolor, el blanco mi sonrisa
que se desvanece sin una rima.  



Si deseas escuchar el audio haz click aquí...