lunes, 4 de noviembre de 2013

sin un mordisco.

Ya se agotaron esos besos estrellados, cayeron al mar
mientras la tarde se pinta
los labios del color del ocaso.

Se quedó nuestra canción 
con las rosas amarillas
y la incognita de no haberte
conocido en un lucido sueño
intimo y un mordisco que jamás llegó a morder.


Sí desea escuchar el audio haz click aquí.