jueves, 21 de noviembre de 2013

Molinero a tu molino.

La tinta se mezcla con amor
y el amor en versos queda. 
Perdurando, pernoctando,
por los pasillos del tiempo
en cada iris de cada osiris 
en cada ala de cada hada
en cada surco de cada truco
en cada escala de cada cala.

Como corregir sin antes errar
como temer sin antes sufrir
como amar sin antes besar.

Como decir que las rosas no tienen espinas
como decir que tengo sed y no de agua,
como decir que la belleza de estos versos 
son provocados por tus miradas en este altar
de ritos sagrados que de rodillas reclamo
que sea puro, verdadero con extensión infinita.

Como saber que sientes y no mientes
como saber si amas... 
Da por hecho que el día que te sienta
 que el día  que me tientes
se llenarán los pantanos de este cuerpo
estéril, árido de aguas frescas sin mal de fondo
no volverán las amargas sequías que desde abril
del setenta y siete no deja caramelo para este mal de boca.

He de tejer  estas letras [deseo, lujuria]
en la solapa del traje de aquel elefante gris 
que en tus sueños eróticos volaba
 por mucho que pese el amor o el desamor
seguirá volando tan alto como vuelan tus celos
 hasta para eso tienes belleza  
cual no desgrana el deseo de ser molinero 
a pesar de no saber a ciencia cierta
cuantas noches brotará el trigo
en los campos de tu cuerpo.

Con mis manos he elaborado una corona de espigas
mientras apartaba de ellas el trigo que muele
 el molino de un poeta.


SI DESEAS ESCUCHAR EL AUDIO HAZ CLICK AQUÍ.