lunes, 4 de noviembre de 2013

Mi silencio se trasmuta.

Mi silencio se trasmuta,
mi piel como la del toro
 sufre un estoque de cupido
huyo por cerros a bajo vuelo
para no caer más alto que ayer.

He pintado las paredes 
del laberinto en mi mente
para hallar más fácil una salida
o una explicación para no gritar
tu nombre.

Y como ves mi silencio se trasmuta,
moldea con inquietud y un sexto sentido
el escapismo para no caer entre brazos 
entre tus besos, tus lunares, tu sonrisa
y el satélite de mi cuerpo, tu sexo.


Sí deseas escuchar el audio haz click aquí.