viernes, 25 de octubre de 2013

A sabiendas...

Las coordenadas de tu cuerpo
estarán marcadas en la próxima 
carta de navegación.

Una vez desembarcado recorreré in situ
las cordilleras de tus pechos.
Las alamedas de tus piernas
y las arenas blancas de tu pensamiento,
que con alfombra roja espera
estos celados labios
que muerden el gps
para no hallar salida