Colabora haz click en anuncios ¡Gracias!

miércoles, 30 de octubre de 2013

Enfermo de amor...

Me siento enfermo de amor
siento tu risa en el azul de la tarde,
en el volar de los gorriones
en los centímetros que recorre mi sangre
hasta bombear mi corazón
en los surcos irisados que dejan tus manos
con una simple caricia.


Me siento enfermo de amor
lo noto justamente aquí en el pecho,
siento que se entre corta la respiración  
cuando voy adentrándome en el bosque
de tu cuerpo.

Los búhos conscientes del mal que padezco
me dan un remedio muy casero y es dejar de amarte.

Yo esclavo de tus pecados prefiero morir de amor
y ensordecer entre mis dudas.

martes, 29 de octubre de 2013

Me dejé llevar por su nombre.

Me siento como un barco enrocado
en medio de una tormenta que parece 
no amainar.
El mar esta tan oscuro que no da muestras
de simpatía , no da pausa para el descanso,
empieza astillarse el casco de madera, mis velas
arrancadas del mástil de mis huesos culpable
un huracán con nombre de señora.

Otra ola me golpea con fuerza.
Otra vez me dejé llevar
me absorbió
tu sexo
y
tu 
océano. 

domingo, 27 de octubre de 2013

Los besos.

Los besos no se reproducen con esporas 
es algo más vital, más que un estimulo.

El beso se reproduce a partir de unos requisitos,
el primero es tener el corazón limpio, 
sin ese tiñe amargo que se acaba aborreciendo.

El beso es capaz de hacernos viajar
a cualquier punto cardinal sin apenas movernos,
a cualquier estación del año y hasta sentir
añoranza por él en una profunda soledad.

Si eres una de esas personas que lo extrañan 
sonríe, por que aquí tienes mi beso.

sábado, 26 de octubre de 2013

Frases.

Acaso no coexisten sentimientos
en las palabras que pulimos para expresarnos.

Te amo... 

¿Cuantas?

Cuantas noches han de pasar
para que tu cara eclipse la mía 
sin franjas horarias de por medio
de un adiós.

Y cuantas olas han de golpearme
para darme cuenta que estoy inmóvil,
que no me muevo, pero siento y padezco
que todo gira entorno a mí, como una espiral
inconexa que absorbe mi sexo con el deseo
de paralizar la pasión heterogénea 
del furor de mis pantalones que ya no corren,
vuelan.


Sí te doy la espalda.

Sí doy las espaldas algún motivo habrá,
más allá de la fuerte jaqueca que produce
la falsa palabrería sin fundamento,
que no me llevan  a ningún puerto
que no allá pisado.

Dolor, siento tanto dolor
que me es imposible arrancarlo,
más fácil es deshojar pétalos
y sentir su embriagador perfume
que digerir esta angustia que no es liviana
que se ciñe a mi como una sombra
o una mascara que presiona mi cara
dificultando mi respiración, tartajeando 
mi sístole y diástole hasta morderme la lengua.

He roto tensas cadenas hasta moldear el porqué.
He vaciado la barra del bar de mis pesadillas.
He enlucido viejas falladas donde ahora la belleza
sonríe y me dice que deje mi firma.
Soy cauto tras digerir la cautividad sin fauna,
y sí me he dado cuenta que la falsa de las personas
no van a cambiar a mejor de lo que uno cambia.

No juzgues si no entiendes de derechos.
No hables sin conocer primero lo que en tu mano
se posa, quizás tus ojos no vean belleza donde la hay
y tus oídos no escuchen la razón, el motivo,
de porqué te hable mi espalda y no mi boca.

Las verdades a la cara por muchas hostias que reciba,
por favor , si tengo yo la culpa será digno de poner 
la otra mejilla hasta que mi sombra ya no vuelva 



Besa.

Besa con la mirada.
Besa con los labios.
Besa con las palabras.
Besa con las manos.

Siente el beso
por cada uno 
de sus rincones
y
besarás como
nadie besó.

Siente el eco 
del amor
en todas
sus
modalidades.

viernes, 25 de octubre de 2013

A sabiendas...

Las coordenadas de tu cuerpo
estarán marcadas en la próxima 
carta de navegación.

Una vez desembarcado recorreré in situ
las cordilleras de tus pechos.
Las alamedas de tus piernas
y las arenas blancas de tu pensamiento,
que con alfombra roja espera
estos celados labios
que muerden el gps
para no hallar salida 

domingo, 20 de octubre de 2013

En una noche gitana...

Tu piel al desnudo de la noche
será el cielo y tus lunares
las estrellas, tu perfume 
el viento, tus besos
 peladillas de colores.

Tus palabras el pañuelo,
con cuatro rosas de pureza
que ensancha mi grandeza.
llevando nuestro amor al cielo
¡Hay es donde yo quería llegar!

Y desaparecer entre la boira.
Y desaparecer entre su bello.

Hasta que el alba me despierte
de este sueño con la humedad
calada en el subterráneo 

Anoche...

Anoche nuestra cama
fue el cielo
nuestros polvos,
estrellas fugaces...

¡Me pudo el cansancio!

Verde...

Dame mucho verde
pero que nunca lleve traje,
el mejor verde de todos
el del billetaje...

Ese verde de ropa sudada,
de días de cansancio
de noches honradas,
el verde de la alegría
y el verde de la esperanza. 

sábado, 19 de octubre de 2013

El gris de la tarde no es tan gris como aparenta.

Me gusta sentir el gris de la tarde
acompañado de tus sonrisas,
del cantar de los árboles 
del vuelo de las hojas
de palmadas de guitarra
de acordes con las venas hinchadas 
mientras tus manos y tus pasos
me enseña con los ojos cegados 
de amor, lo más alto del pueblo...

Todo se hace pequeño desde arriba
menos el amor que es parte de la fauna,
que como águila real  otea libremente 
el contorno de tus pestañas.

Quedó tatuado  tu rime en mi pecho
tu lágrima paseo por mi cuerpo
discretamente hasta que empezó
a llover,  camuflándose entre las gotas...

Me sobró inteligencia para desvelar
tus sentimientos, aunque te bese con

Nuestro pícaro otoño...

Como el viento de otoño
deshoja los árboles 
deshojas mi hombría
me llevas donde quieres
sin importar la distancia 
 tripulas  mi cuerpo con tus manos
engañándome como un niño
con el caramelo seductor de tu boca.

Tu picardía llena de adjetivos
que me lleva como el picaor al toro
por las dehesas del placer prohibido.

Pares o no pares, no aparques 
tu seducción en el lado izquierdo
de mi calzada, no traigo chaleco
reflectante, lo perdí por el camino
más temo que seas lana en el invierno
en el que vivo dejando tibias las aguas
de los pozos que calman la sequía y la sed 
de mi feudo  en este otoño que gime al viento.

Planto el sarmiento de tu cálida sonrisa 
que me abriga el sentio bajo los cero
grados de tu ausencia latente.



Si deseas escuchar el audio haz cilk aquí

viernes, 18 de octubre de 2013

Consejo...

Sí no sabes cantar ponle arte y canta....
Si no sabes volar intenta al menos
levantar el vuelo...
Si no sabes beber, no bebas...

No destruyas tus sueños...
Los sueños son como un puzzle
solo que esperan a que tus manos
empiecen a montar la primera pieza.


No fue tan solo el azar.

La noche no se comió las estrellas por gusto,
en cenizas quedaron mis sabanas 
culpables fueron tus ojos 
de tanto que encandilaban.

Culpable el viento que traspasaba 
la puerta con tu marcha, llevándose
las cenizas por la ventana...

Ahora  no debo dar de comer
a la noche no sea que se cebe y 
no tenga más hambre de estrellas.

Más debo deshojar rosas rojas
perfume de incienso cuando me miras,
es el brillo de tu mirada el que hace
calentar el núcleo de mi cuerpo
hasta caer rendido por la pasión,
el amor y tus manos acariciándome
la espalda, más defiendo con espada
estos momentos prohibidos...

Ya estoy retando a la noche,
no doy momentos perdidos
ni rincones donde se esconda el azar
es hora de coger el teléfono y llamar.

domingo, 13 de octubre de 2013

Todo será matemático...

Una vez más quedé mudo,
la mímica de mi rostro
usó viejas estrategias 
para que no entendieras 
la totalidad de lo que siento.

Restando el dolor digerido,
multiplicándolo por sonrisas
aromadas por inciensos 
que dividen por lo que es
uno mismo.
 Dejándolo anulado 
Cuando te sumas con tus besos
siempre alteras el resultado.

La X estará por resolverse
en el rincón de tu cama,
o quién sabe si en la mía...



martes, 8 de octubre de 2013

Injustas locuras.

Aún viven encarcelados mis peores
recuerdos, se alzan libres en el aire
como mariposas con una verdadera sonrisa en cualquier estación del año
en cualquier anden, sin horarios, 
sin itinerarios, pernotando el porqué no dura tanto mi sonrisa.

Horror, temor ¿que podemos llegar hacer, que nos pasa mundo?

Mentes que llevan su amor
a la muerte con sus manos
tiznando de rojo esquelas,
Vistiendo de negro al pueblo
con el mismo sonido de campanas
que en las urbes también suenan a dolor.

Padres e hijos, matrimonios curtidos, amantes todos enemigos,
maldita locura la de la muerte
maldito el dedo en el gatillo
maldito cobarde el que porta el arma
maldito el cuerdo enloquecido
maldito el hierro que no se forja.

Encarcelados están mis peores recuerdos, vivo preso de angustia si no sonrío, vivo preso de angustia 
cuando leo el diario de la mañana,
el café por amargo que sea me sabe agua.

Tan humilde soy de corazón y palabra que no es el ego el que vive en mi, si no orgullo de la talla que estos pantalones desgastados con el gris de los años no grito con la voz si no en palabras y es ahí cuando sale mi rabia, lo peor de mi casta.
¡Que coño pasa!
¡No más tragedias!
¿En que nos estamos convirtiendo?

Acabaré muriendo con la mente
serena y una vejez autista para no morir con más pesambre de las que llevo amoratadas en los hombros.

Es indignante el suceso en Galicia 
INDIGNADO ESTOY.



lunes, 7 de octubre de 2013

secuelas...

La única secuela que deja
la felicidad es la sonrisa.

La única secuela que dejan
los años es la experiencia,
el cansancio, la virtud. 

La única secuela que deja
el amor es la soledad.

El añejo del amor
es el más áspero
entre los licores 
que destila la vida.