lunes, 19 de agosto de 2013

Tu siesta niña...

En la tarde de tu cansancio,
de tus tensiones y dolor
quedas dormida ante mis ojos
que otean la obra magistral -tu cuerpo-
desde el ático hasta el sótano sin ascensor   
¡Qué locura!
Mis manos se desatan de timidez
y juegan con el bello de tu piel
sin buscar el erotismo.

El relax es total, se refleja
en tu cálida y débil sonrisa 
inconsciente, disfrute para
la mano que escribe con la mente,
con el alma, sin dagas.

Mis ojos le cuestan parpadear,
sigue durmiendo niña, que tu piel
se volverá a erizar.