viernes, 23 de agosto de 2013

De colores y dulce...

Los verdes de la tarde quiebran
tras un azul que se viste de naranja,
la noche te recibe con traje oscuro
y diamantes para la mejor de las galas...

Es difícil escoger las idóneas
cuando se es ermitaño,
pocas noches se celebran al cabo del año.

Tras el amor que espera oteando
desde la  taciturna  ventana
eres siempre el buen clima en los terrenos de su cama.

Que los colores también son importantes
 para excitar a la mirada que se viste
 de lujuria con el estío y el sudor perfumado
que desprende el cuerpo de quién se ama.

La Parra da moscatel,
el aire con silencio sabe darte
aromas y en esta tarde te doy
versos para que los leas a la sombra,
refresques tu cuerpo tras mis letras
y se te acaramele la tarde
con el más dulce de los besos