sábado, 11 de mayo de 2013

Soledad, paciente soledad.

Soledad, fiera que no perdona,
devoradora de personas,
vengadora de almas
embelesadas
de ego.

No apagues nunca la llama
ni dejes que otros lo hagan por ti,
sigue alimentándola de amor ,
amor que teme a surgir.

Vendrán cuerpos más fríos
que necesiten de tu calor,
calor que sólo él que palpita,
fabrica.
Él verdadero
siempre es a coste cero.
Crea, moldea y más tarde
cuando te encuentres en las alturas
agárralo sin temor y aprende
a volar, a soñar aunque los años
te hayan raspado las texturas
de tu cuerpo.

No le reclames a nadie
cosas que no son de nadie,
la soledad es muy paciente
fiera sin colmillos e invisible
ante los ojos.
"La soledad siempre espera"