viernes, 15 de marzo de 2013

La tarde y su hambre:

Baila al sol la joven tarde
y las hojas en el parque
callan al hambre.

Chopos, sauces y encinas
disfrazan a la tarde vespertina,
rodeada de libros con aromas
de versos , de romances a ras del césped
sollozando la tarde estima.

¡Quién invitará a la tarde!
A una merienda para
saciar su hambre...
A unos versos para
conquistarla...
A unos besos para
hacerla suya en una noche
muda que si habla será
por envidia...

No dejes de pasar la tarde por alto
y conquistalá   como ella espera.