martes, 12 de febrero de 2013

Espantapájaros:

¿Por qué callas cuando salto
a tu huerto envenenado de manzanas?

Haces que me quede en Oz
como espantapájaros
relleno de paja y sentimientos,
atracciones mutuas y licuadas.
¡Zumo de tus manzanas!

Tu cuerpo, vaso moldeado
lleno de frondosos bosques 
y una cabaña para saciar la sed...

Regresa la ventisca y marchas 
con ella directa al barro.

Mis ojos se llenan de arena
mis labios recuerdan el zumo
.
Mi cuerpo, inmóvil y observado 
desde esta era, donde solo
los espantapájaros podemos ver.