domingo, 27 de enero de 2013

Tic, tac:

Eres paisaje escarpado, en este mundo estéril,
capaz de eclipsar la luz de un beso
que desboca la fiera que hiberna en el
tic, tac de las horas que no se cuentan.
Vuela rumbo al océano de tus ojos  
que no me ven , la espesura de un te quiero...


La sangre se vuelve morada en la copa
del agriado olvido, por eso sueñan los recuerdos
vespertinos que recorren  por laberintos de sonrisas
renovadas, incansables, incesables...

La tuya, la mía ...

¡Que salga el sol, al encuentro
de unos besos sin sombra!